Guillermo del Toro y su casa de horror




Hagan caso a la música de terror; ignoren la abrasadora luz del sol. Toquen el timbre de una modesta casa suburbana, con los setos muy bien arreglados. Detecten, con el rabillo del ojo, un letrerito oculto en la hiedra. Bleak House, dice.

Se abre la puerta y ahí, rodeado de paredes rojo sangre, hay un cancerbero con cuatro ojos con párpados caídos y enormes colmillos. Flota la cabeza del monstruo de Frankenstein, sin cuerpo y enorme, con una historia encima.

Desde la sala, los dedos hojeando un libro, los mira el novelista de horror de principios del siglo XX, H.P. Lovecraft. En un sofá victoriano, una muñeca demente mira fijamente hacia Gargantúa, el Tío Repulsivo y el Primo Fantasmal, en bronce.



Bleak House es como Del Toro, el cineasta mexicano conocido por las fantasías aterradoras de Pan’s Labyrinth y series estadounidenses de terror y acción, como Hellboy, quien llamó así a este departamento, que sirve como depósito e inspiración.

Ahí escribe y, cuando está en producción, un puñado de diseñadores trabaja en el garaje reacondicionado. “Dibujamos, dibujamos, dibujamos”, dijo, cada cuadro con tanto detalle como si fuera una animación.

Hay referencias a bibliotecas de lo oculto, el horror, las hadas (en una habitación secreta, detrás de un librero), historia, mitología teutónica, anatomía y romance gótico.

Este último género inspiró Crimson Peak (La cumbre escarlata), su película estrenada recientemente, centrada en una casa embrujada. Su equipo y él diseñaron todo, desde el sótano que rezuma hasta las caras ocultas en la madera.

La protagoniza Mia Wasikowska como una joven novia; Tom Hiddleston, como su misterioso esposo, y Jessica Chastain como la hermana de él. “Me encanta la idea de que, cuando comenzó el romance gótico, solían llamarlo ‘un terror agradable’”, dijo Del Toro, quien escribió el guion con Matthew Robbins.

Hay más de 700 piezas de arte original en Bleak House, desde obras de R. Crumb y H.R. Giger hasta bosquejos conceptuales para Fantasia de Disney y Sleeping Beauty, todo seleccionado y cuidadosamente colocado por Del Toro.

Es menos guarida de hombres que una fantasía preadolescente, con escenas de crucifixiones y esqueletos metidos junto a figurines requetemonos de películas de Miyazaki.

Del Toro, de 51 años, no vive aquí, ni al lado, en Bleak House 2; a su esposa y sus hijas les parecen demasiado horrorosas, así es que viven cerca, en una casa sin Frankenstein. Sin embargo, para él, estos lugares son un refugio y se instala aquí cuando su familia no está.

“Si camináramos entre las dos casas, verías no solo las películas que yo hice, sino las que voy a hacer”, dijo y agregó: “Es todo lo que he acumulado en mi cabeza desde joven y ha ido saliendo lentamente”. (La mitad de lo que gana va para las colecciones.) Entre sus tesoros, tiene un conjunto de pertenencias de Alfred Hitchock, otro héroe.

Fuente:
El Universo
20 de Octubre, 2015
http://www.eluniverso.com/vida-estilo/2015/10/20/nota/5194217/guillermo-toro-su-casa-horror

Mas noticas

 



La Radio

Música Tropical (Salsa - Merengue - Cubano) mezclados con éxitos de música moderna de actualidad, la mejor música mezclada con todos los ritmos que se acoplen a lo tropical, alegre y contempóraneo (Música Pop - Disco - Reggaeton - Boleros y Clásicos de los 80). Mas información